Los beneficios del Sarcasmo

Expertos en comunicación y consejeros matrimoniales usualmente aconsejan alejarse de este tipo de expresiones. ¿La razón? el sarcasmo conlleva significados tóxicos cargados de desdén que pueden herir a otros y dañar nuestras relaciones. Su misma naturaleza invita al conflicto.

El sarcasmo es la forma más común de ironía verbal, permitiendo a la gente expresar exactamente lo que desea, pero sin decirlo. A menudo lo usamos para transmitir desaprobación o desdén humorísticamente. “No trabajes tanto”, dice un jefe que descubre a un trabajador jugando en internet.

Y aún así, el científico conductual Li Huang de la universidad de Columbia, halló que el sarcasmo ofrece un inesperado beneficio psicológico: mayor creatividad.  El uso del sarcasmo, de hecho, promueve la creatividad de quien lo dice y a quien se dirige. En vez de evadir comentarios mordaces, por completo, los investigadores sugieren que, usados con moderación, las ocurrencias ingeniosas encenderán chispas creativas.

Pero, ¿porqué la ironía verbal mejora la creatividad? pues el mensaje es serio, pero no debe tomarse de manera literal. Una forma de identificarlo es por el tono humorístico que indica que se ha hecho una broma. Necesitamos pensar “fuera de la caja”, ya que debemos descifrar el comentario. Eso significa que el sarcasmo puede conducir a un pensamiento más claro, más creativo. También que generar o descifrar comentarios sarcásticos se produce más fácilmente cuando la gente piensa de manera abstracta, lo que también nos guía hacia una mayor creatividad.

(El pensamiento abstracto es el que nos permite ir más allá de los objetos y hechos concretos, y considerar conceptos e ideas, más allá del mundo real. En este caso, es lo que nos posibilita ver más que las meras palabras, y consideramos el contexto y el tono; vamos más allá del significado explícito.)

Pero ningún descubrimiento niega el hecho de que dichos comentarios pueden dañar las relaciones. Entonces ¿cómo podemos disfrutar de sus beneficios creativos sin generar conflictos? Todo se reduce a la confianza.

Estudios también muestran que, dado el mismo tono y contenido, el sarcasmo expresado en una relación de confianza es menos provocativo que dicho en una relación donde no la hay.  Asimismo, si variamos el tono y contenido, también variará la respuesta.

Incluso la confianza puede no ser suficiente para proteger una amistad si usamos un tono muy duro y contenido hiriente. Por lo mismo, debemos ser conscientes de qué decimos y cómo lo decimos, y en caso de percatarnos de que algún amigo o amiga se sienta ofendido/a, abrir una conversación. No todos nos sentimos ofendidos por lo mismo, y un sarcasmo que puede sonarte a ti como inocuo, para uno de tus amigos puede resultar hiriente.

En estos casos es importante no decir cosas como “para qué te lo tomas así” o “eres muy grave”. Debemos entender que hay diferentes interpretaciones para lo mismo y validarlas, y ser claros al momento de decir que no pretendíamos herir o pasar a llevar, y establecer si en el futuro le acomodaría a ambos seguir usando sarcasmos o dejarlos de lado.

Dados los riesgos, es mejor mantener los comentarios ácidos con quienes conocemos bien y que sabemos no se ofenderán. Pero cuando disfrutes del sarcasmo ocasional, también puedes estar mejorando tu pensamiento creativo ; tal como dijo Oscar Wilde: “Es el espíritu crítico el que crea”.

Fuente: Revista Scientific American Mind. Junio 2016.