El secreto para encontrar la calma

¿Te has encontrado ansioso, con la respiración entre cortada o muy asustado en una situación donde debes poder reaccionar? Pues esta técnica es efectiva y la manera comprobada de poder encontrar la calma.

Cuando nos vemos en estas situaciones de ansiedad, nos hiperventilamos. La hiperventilación es aquella respiración que está por encima de las necesidades de nuestro cuerpo. Es decir, es una respiración excesiva. Puede producirse por respirar demasiado, respirar superficialmente, tomar grandes bocanadas de aire, etc.

¿Pero, porqué sucede esto? ¿Es nuestra mente o nuestro cuerpo?

Pues es un círculo vicioso, pues cuando perdemos la calma, nos hiperventilamos y tenemos síntomas cómo: hormigueo, mareos, sensaciones de frío o calor, tensión muscular, piernas débiles y temblores. Y debido a esto, muchos pierden aún más la calma, al notar sus síntomas y esto incluso puede provocar un ataque de pánico.

Entendamos la hiperventilación. Las cosas como son.

Cuando una persona se hiperventila, altera las proporciones adecuadas de oxígeno y dióxido de carbono que existen en la sangre. Debido a los cambios químicos que se producen en nuestra sangre, es también posible que notemos algunas de las sensaciones referidas anteriormente. Al notarlas en nuestro se gatilla la respuesta de sobrevivencia que conocemos como ataque o huida, que naturalmente aumentan los síntomas previos y comienzan un círculo de preocupación excesiva y sensación de que nuestra vida está en peligro, llegando a las crisis de angustia o ataques de pánico.   Son un conjunto de sensaciones que pueden sorprendernos y resultarnos realmente desagradables o molestas, pero no son peligrosas.

Cuando nos hacemos conscientes de que estos síntomas no son peligrosos, podemos aplicar esta técnica y encontrar la calma:

Es tan simple como respirar: debes hacerlo lento, profundo, rítmicamente y siempre tratando de que la exhalación sea mucho más larga que la inhalación. Con algunas respiraciones, sentirás la calma inundándote y podrás recobrar el control y la serenidad. Nuestro cuerpo recobrará el equilibro de oxígeno/dióxido de carbono, nuestro cerebro se oxigenará correctamente y los síntomas desagradables, así como los ataques de pánico, mermarán. 

Según un paper publicado en la revista Science, respirar hondo es la forma más rápida de regular nuestras emociones. Una prueba de esta respiración consciente es la meditación, yoga o la aplicada dentro de la psicoterapia, comprobando que existe una relación directa en la buena modulación emocional y lograr un estado de mayor tranquilidad.

Esta técnica aunque puede parecer muy simple es tan efectiva que es utilizada por los soldados de grupos de Operaciones Especiales Elite, como por ejemplo, los Navy SEALs para reducir los efectos del pánico natural en situaciones realmente demandantes y así poder tener un mejor rendimiento en esas situaciones conflictivas.

Tal como hemos podido revisar, nos encontramos frente a una técnica que apunta a la economía y la eficacia, científicamente probado y usado hasta por las personas más exigentes del mundo.   Una vez que la memorices y comiences a ocuparla, nunca más la olvidarás y se convertirá en una gran herramienta personal.

Naturalmente, si te ves utilizándola a menudo, o sientes que hay un patrón de situaciones que te vuelven ansioso, la mejor recomendación siempre será explorar y tratar el tema en la terapia psicológica, siempre estaremos dispuestos a ayudarte, sólo debes tomar hora con nosotros.