El tamaño no importa: lo que dice la ciencia

Se trata de una pregunta que aparece una y otra vez en nuestras vidas y que, muy a menudo, es respondida sólo desde la ciega opinión personal de cada persona con quien hablamos y su experiencia.   ¿El tamaño es importante?

The Journal of Sexual Medicine intenta responder la misma pregunta pero con una mirada más abierta y ocupando las herramientas necesarias para darle la validez necesaria.      Aplicando un cuestionario estandarizado a 105 mujeres de distintas edades (en un rango de los 16 a 45 años)  intentando averiguar cuánta importancia pueden tener los diferentes aspectos estéticos y el largo relacionado con el pene.     Primero se les pidió puntuar estos diferentes aspectos basándose en su propia imagen mental, luego de la puntuación, se les mostraron distintas fotos de diversos penes y se les pidió que nuevamente puntuaran cada uno de los aspectos.     En base a las respuestas se calculó el promedio y así se elaboró un ranking de importancia (de más importante a menos importante) tanto para el juicio antes de las imágenes como para el juicio post-imágenes.

La importancia basada en la propia imagen mental fue:

1. Apariencia estética general.
2. Apariencia del vello púbico.
3. Circunferencia del pene.
4. Piel del pene.
5. Forma del glande.
6. Largo del pene.
7. Apariencia del escroto.
8. Posición y apariencia del meato urinario.

La importancia LUEGO de la exposición a las imágenes fue:

1. Apariencia estética general.
2. Piel del pene.
3. Forma del glande.
4. Apariencia del escroto.
5. Apariencia del vello púbico.
6. Largo del pene.
7. Circunferencia del pene.
8. Posición y apariencia del meato urinario.

Aunque los resultados fueron distintos en ambas instancias, los datos indican con claridad que —al menos en términos visuales— el largo del pene está dentro de los aspectos menos importantes y que, por otro lado, aspectos como la estética general y el cuidado del vello púbico es uno de los aspectos más importantes, cuando irónicamente muchos hombres suelen descuidar por estar obsesionados sólo con el tamaño.
Naturalmente es necesaria una investigación que incluya a un universo mucho más grande y que permita analizar las variabilidad del puntaje en categorías más pequeñas y así obtener resultados según aspectos más específicos como orientación, rango etario, grado de apetito sexual, etcétera.

Este estudio ayuda a seguir rompiendo el mito que intenta hacernos pensar que existe un único tamaño ideal y que es sinónimo de satisfacción garantizada.  Nosotros como psicólogos apoyamos la idea de aceptar las cualidades de nuestro cuerpo que no podemos cambiar y aprender a querernos por lo que somos.   En un mar de distintas configuraciones de tamaño corporal, gustos, fetiches y fantasías, eventualmente toda persona tiene la oportunidad de encontrar personas con quienes tener una buena dinámica sexual, pero para eso hay que permitirse crecer, superar los miedos y sobreponernos a toda idea irracional.

— Si crees que podemos ayudarte con este tema o cualquier otro problema del área psicológica, puedes tomar hora con nosotros Aquí.