HASE: Una herramienta de autocuidado

Una herramienta de autocuidado que nos ayuda a tomar mejores decisiones, a lograr mejores conversaciones con nuestra pareja y a mantenernos fuertes cuando se trata de no recaer en malos hábitos.

A menudo nos cuesta darnos cuenta de las necesidades que nuestro cuerpo y mente tienen, en vez de eso seguimos adelante, nos mantenemos ocupados y nos negamos darnos el tiempo para recuperarnos. ¿El resultado? Emocionalmente nos sentimos vulnerables, cognitivamente no funcionamos bien, tomamos malas decisiones, o decisiones apresuradas en un sin fin de contextos.

Para estar alertas, necesitamos ser conscientes de nuestro cuerpo y estados, para ello resulta esencial este acrónimo, donde repasamos las nuestras necesidades más básicas: H.A.S.E.

Si estás HAMBRIENTO: tu mente y metabolismo no funcionan bien.

Estudios muestran que tener un grado bajo de azúcar en la sangre puede aumentar la ansiedad y los síntomas de pánico. Evita saltarte comidas o pasar mucho tiempo sin comer para así tener un mayor control de tus pensamientos y emociones.

Si estás AGOTADO/Cansado: física o mentalmente.

Muchos accidentes son provocados por ignorar el cansancio físico. Es de suma importancia tomarse el tiempo para descansar, dormir una siesta o dormir las horas necesarias.  Nuestro rendimiento también va decayendo progresivamente en la medida que nuestro cuerpo está cansado.

El cansancio mental ocurre cuando nos vemos sobrecargados o sobrepasados, la única solución es reducir tus actividades en la medida de lo posible, toma descansos para practicar ejercicios de respiración, tómate el tiempo para disfrutar del entorno y toma vacaciones cortas frecuentes o una larga que le permita a tu cerebro romper la rutina a la cual está acostumbrado.

Si te sientes SOLO: estás vulnerable.

El sentirnos rechazados, incomprendidos o solos, puede llevarnos a internalizar comportamientos como el retraimiento y el aislamiento, lo que finalmente se traspasa en un conflicto a la hora de compartir nuestro tiempo y espacio con los demás.
Los humanos necesitamos la interacción social para sobrevivir, por lo tanto es muy importante cuidar de estas necesidades incluso si eres tímido o introvertido.

Si estás ENOJADO: tu mente está reactiva, nublada y llena de emociones irracionales.

Estudios sugieren que —contrario a la creencia popular— desahogarse hace más mal que bien, por lo tanto debemos lidiar con la rabia de manera constructiva, no ignorarla o acumularla para vomitarla en un acto enérgico que antiguamente llamábamos catarsis. Si te interesa hacerlo de manera saludable hay varias opciones: puedes escribir en un diario, usar la respiración táctica (revisa nuestro video), el mindfulness y por sobretodo, hablar del tema de manera honesta y transparente hasta que vuelvas a sentirte en control de tus emociones.

En la práctica

Teniendo en cuenta cada uno de los significados, desde ahora en adelante querrás recordar la sigla HASE (hace con s) y así rápidamente podrás recordar desde ahí: Hambrient@, Agotad@, Sol@, Enojad@. Si te interesa tomar buenas decisiones, estar en tu máximo punto de rendimiento físico y mental, entonces procura tener solucionado cada uno de estos aspectos y también, muy importante, si negociarás o conversarás, intenta que la otra persona también esté bien en cada aspecto.