¿Por qué a mi psicólogo le importa tanto mi pasado?

Si estás en un proceso de terapia psicológica, es probable que luego de hablar del presente y los problemas que conlleva, puedan con tu psicólogo avanzar y hablar del por qué de aquellos problemas.  Toma tiempo y requiere valentía, porque a veces no es fácil, pero allí es donde empieza lo extraordinario.
Pero tal vez te preguntes, si el presente es lo que te interesa resolver ¿por qué el psicólogo te pregunta tanto sobre el pasado?

BUSCANDO PATRONES

Al inicio del tratamiento, muchos psicólogos intentan comprender tu historia temprana: preguntan acerca de dónde y cómo creciste, sobre los miembros de tu familia, y mucho, mucho más. Por ejemplo, tu relación con padres o hermanos, si tus padres te permitían llorar, si eras comparado con otro miembro de la familia, si te sentías valorado al crecer, etc.

Los psicólogos buscan conectar patrones, muchos de los que probablemente no seas siquiera consciente. Los patrones emocionales pueden ser sentimientos intensos que surgen aparentemente de la nada, los patrones cognitivos son ideas o creencias que tienden a aparecer de manera reiterativa y los patrones conductuales son conductas que repetimos, en estos patrones pueden haber varios que sean saludables, pero también habrán otros tóxicos que pueden estar destruyendo tu vida poco a poco.   Estos patrones fueron aprendidos y desarrollados durante tu pasado, he ahí la importancia.

Los psicólogos también están en contacto con los patrones de la relaciones interpersonales y de cómo pueden afectarte. Estos pueden ser tipos de relaciones que puedes estar repitiendo constantemente (El conocido ¿Porqué siempre estoy saliendo con este tipo de persona que me trata de estar forma que no me agrada?) igualmente patrones familiares que puedes haber absorbido por modelamiento de manera consciente o inconsciente (¿Por qué actúo como mi padre cuando no me gustaba su forma de tratarnos?).

USANDO LOS PATRONES PARA PROMOVER EL CAMBIO

El pasado nos recuerda que no todos los problemas se tratan acerca de ti, sino que nos muestran una imagen más grande, el contexto de donde surgieron tus dificultades. El pasado puede ayudarnos a unir las piezas para entender quién eres. Cuando encuentras en el pasado una pieza que “te fue dada” y que has hecho lo mejor posible utilizándola, dejas de juzgarte y empiezas a comprenderte y tener un poco más de auto compasión. Sin auto compasión es difícil obtener cambios positivos.   En muchos casos los patrones tóxicos ni siquiera nos fueron expuestos de manera voluntaria, sino en un intento de nuestras familias de hacer lo mejor que consideraban posible, en una época donde había poco acceso a la información y muchísimos mitos relacionados a la crianza.    Entender que no estamos “manchados” ni “somos menos”, sino que simplemente hemos adquirido patrones destructivos y que pueden ser re-programados por patrones saludables, nos quita un tremendo peso, dejando el camino libre para seguir creciendo.

Luego de encontrar aquellas piezas, puede comenzar la transformación. Nos damos cuenta que muchas de nuestras emociones presentes, se forjaron en el pasado y sólo las estamos repitiendo pues fue lo que aprendimos. Muchos dolores presentes, son respuesta de heridas del pasado y sólo encontrándolas, podemos comenzar a sanarlas.

Si te das cuenta de que tal vez tienes patrones poco saludables o incluso destructivos y tienes las ganas de trabajar en ellos para cambiarlos por una vida más saludable, puedes pedir hora con nosotros AQUÍ.