Con el respaldo y ayuda de varios estudios, en este artículo te contamos lo positivo y vitalmente necesario que es entablar amistades, cuidarlas y conservarlas a lo largo de nuestra vida.

Reduce el estrés y te mantiene positivo

Según un estudio canadiense de la Universidad de Concordia, tener amigos -y disfrutar de esa conexión- nos ayuda a producir oxitocina (hormona involucrada en el reconocimiento y establecimiento de relaciones sociales), lo que nos hace experimentar sensaciones de bienestar general.

Otra investigación, publicada en APA PsycNET, señala que tener un «mejor amigo» amortigua los efectos de nuestras experiencias negativas, por tanto nos ayuda a mantener una actitud positiva y a ser más resilientes al estrés.

Nos protege de la depresión

Un estudio australiano de la Universidad de Queensland, indicó que pertenecer a grupos sociales con los que nos sintamos identificados, nos protege frente a los síntomas de la depresión.

Reduce el riesgo de enfermedades mentales y demencia

Gracias a un estudio de la Universidad de Queensland, sabemos que tener amigos mejora nuestra salud mental gracias a la inclusión social que experimentamos.

Y, en la tercera edad, el tener amigos reduce en un 70% el riesgo de desarrollar demencia, según un estudio publicado en Journal of the International Neuropsychological Society.

Mejora nuestra actitud frente al trabajo

Si tienes la suerte de trabajar con tus amigos o de haber encontrado amigos en él, sabrás, tal como lo señala un estudio publicado en Personality and Social Psychologyque mejora la motivación, el rendimiento, las ganas de ir al trabajo y previene del burn-out

Vivimos más

Un estudio publicado en PLoS Medicinemenciona que tener conexiones sociales fuertes aumenta en un 50% la probabilidad de vivir más. En este estudio se compara el no tener amigos a fumar 15 cigarrillos al día o padecer alcoholismo.

Nos mantiene más saludables

Así lo indica un ensayo publicado en Journal of Clinical Oncology, donde se descubrió que mujeres que estaban aisladas tenían un 66% más de riesgo de morir por cualquier causa, y dos veces más de probabilidades de morir por cáncer mamario, comparado con las mujeres que tenían amigos.
Tener amigos nos ayuda y una red de apoyo en la enfermedad es crucial.

Reduce nuestro dolor

Un estudio publicado en la revista Scientific Report, evidencia que la compañía incrementa los receptores de opioides y la cantidad de endorfina y dopamina y, por tanto, contribuye a aumentar la sensación de bienestar y reducir la sensación de dolor.

Los opiodes son medicamentos que ayudan a controlar el dolor agudo, la dopamina es un neurotransmisor asociado al placer y las endorfinas  funcionan como neurotransmisores similares a los opioides en su efecto analgésico y de sensación de bienestar.

Mejora nuestra salud y supervivencia

Nuestras amistades nos protegen desde un resfrío común a un ataque cardíaco.

En un estudio publicado en The Journal of the American Medical Association, menciona que el tener amigos mejor nuestra sistema inmune. Al estar en contacto con ellos, compartimos virus, aumentando nuestra capacidad inmunitaria y su protección frente a infecciones como el resfrío.

Asimismo, otro estudio realizado publicado por la Association for Psychological Science, indica que la integración social que nos provee la amistad, reduce el riesgo de obesidad y  enfermedades cardiovasculares, incluyendo la hipertensión. 

Nos hace más empáticos

En un estudio de la Universidad de Virginia, descubrió que la metáfora «nuestros amigos son parte de nosotros» es, en cierto sentido, real: presentamos la misma actividad cerebral cuando nosotros estamos en peligro y cuando percibimos que uno de nuestros amigos está en peligro.

Nuestros amigos se convierten literalmente en una parte de nosotros, compartimos metas, valores, recursos y prosperamos juntos, así que no es de extrañar que nuestro cerebro se sienta amenazado cuando ellos lo están también.


El ritmo de vida actual puede tener como consecuencia inesperada el dejar la amistad  como última prioridad, y conocer la importancia que esta tiene en nuestra vida no hace necesariamente más fácil hacer amigos o mantenernos en contacto con los que ya tenemos.

Es por esto que nuestro trabajo en psicoterapia pone un énfasis importante en aprender a generar y mantener relaciones sanas. Si este proceso te es ajeno o difícil, recuerda que siempre puedes aprender nuevas habilidades que te ayuden en esta área.  Si sientes que es momento de dar el paso, contáctanos.